Omega 6

Omega 6 para que sirve

Los ácidos grasos omega-6, junto con el omega-3, son los dos grupos de ácidos grasos esenciales necesarios para la nutrición humana. El omega-6 se debe consumir diariamente a través de la alimentación o la suplementación, ya que no son producidos por el organismo.

Qué es el Omega-6

El omega 6 es poco conocido, sin embargo, es un ácido graso esencial tan importante como el omega 3, ya que desempeña diversas funciones fundamentales en la estructura de las membranas celulares y procesos metabólicos.

Los ácidos linoleicos omega 3 y omega 6 actúan juntos de forma que mantiene bajo condiciones normales las membranas celulares, funciones cerebrales y transmisión de impulsos nerviosos.

Además, participan en la transferencia del oxígeno al plasma sanguíneo, de la síntesis de la hemoglobina y de la división celular. Hay varios tipos de omega 6, pero lo que tiene beneficios probados científicamente es el ácido gamma linolénico (GLA) encontrado en algunos aceites vegetales

El aceite con la más alta concentración de omega 6 es el aceite de onagra , que cada día gana más popularidad por sus beneficios para la salud, tales como la reducción del síndrome premenstrual, prevención de las enfermedades cardiovasculares, la inflamación, el control de la diabetes, eczema (problemas en la piel), hiperactividad infantil, combate la infertilidad femenina, entre otras condiciones de salud.

El ácido linoleico es un poliinsaturado con 18 ácidos grasos que contienen dos enlaces dobles.

Como el ácido linoleico se absorbe y se metaboliza en el cuerpo humano, se convierte en un ácido graso derivado, ácido gamma linoleico (GLA).

Una dieta sana incluye ácidos grasos omega-6 en equilibrio con ácidos grasos omega-3. Una relación óptima es de cuatro partes de omega-6 para una parte de omega-3.

Fuentes de omega 6

Las fuentes vegetales incluyen aceites vegetales tales como de cártamo, de semilla de algodón, de sésamo, de maíz, de onagra, girasol, soja.

La omega 6 también se puede encontrar en las semillas de grosella, así como en las nueces y las semillas crudas, las verduras y las hojas verdes.

Las fuentes animales de omega-6 (aunque en cantidades menores que en las plantas) son carnes magras, carnes de órganos (hígado, por ejemplo) y leche materna.

Ácidos grasos esenciales

Se consideran macronutrientes cuyo cuerpo necesita cantidades diarias en gramos (comparado con micronutrientes como vitaminas, que se necesitan en miligramos al día).

Los ácidos omega-6 proporcionan energía, son componentes de células nerviosas y membranas celulares y se convierten en sustancias similares a hormonas conocidas como prostaglandinas.

En el cuerpo, los ácidos grasos esenciales y las prostaglandinas son constituyentes primarios de las membranas celulares y son las principales fuentes de energía para el músculo cardíaco, además de ser necesarias para la fisiología normal, incluyendo:

  • Ajustar la circulación colateral, de los músculos lisos y reflejos autonómicos
  • Controlar la entrada y salida de sustancias en las células;
  • Controlar la presión articular, ocular y sanguínea;
  • Dilatar o constringir los vasos sanguíneos;
  • Directrices de hormonas endocrinas para sus células objetivo;
  • Mantener la fluidez y rigidez celular;
  • Mantener adecuada la función renal y el equilibrio de fluidos;
  • Mejorar la respuesta inmune;
  • Producir esteroides y sintetizar hormonas;
  • Regular de la tasa de división celular;
  • Regular de las secreciones corporales y su viscosidad;
  • Transportar oxígeno de los glóbulos rojos a los tejidos.

Los ensayos clínicos han demostrado que los ácidos grasos esenciales protegen el organismo contra el cáncer, las enfermedades autoinmunes (incluyendo artritis reumatoide y esclerosis múltiple, enfermedades del corazón, enfermedades de la piel (acné, eccema y psoriasis).

También protege contra el accidente cerebrovascular de las enfermedades del corazón en las poblaciones se ha demostrado ser inversamente proporcional a la concentración relativa de ácido linoleico en la dieta.

Tanto el ácido linoleico como sus derivados se obtienen de origen vegetal y animal.

Deficiencia de omega 6

La mayoría de la gente recibe cantidades suficientes de omega-6 ácidos grasos en su dieta. Las deficiencias son raras y se limitan a las personas con mala absorción, síndrome del intestino o dietas extremadamente bajas en grasas.

Para aquellos que no pueden convertir ácido linoleico en GLA, los suplementos se pueden tomar para aumentar la producción de prostaglandina. Alimentos como el aceite de borraja, grosella o prímula contienen buenas cantidades de GLA.

Para los pacientes diabéticos, la suplementación con GLA mejora la función de los nervios. Los suplementos de GLA, aceite de grosella negra, aceite de prímula y aceite de borraja están disponibles en forma de cápsulas.

Nutrición recomendada

El consumo diario de ácidos grasos omega-6 por muchas personas puede ser excesivo debido a la presencia de omega-6 en alimentos procesados ​​y aceites vegetales de cocina comunes.

La proporción de consumo entre ácidos grasos omega-6 y omega-3 puede llegar a 20 a 1. Conseguir una proporción más deseable requiere la eliminación de fuentes de omega-6, especialmente aquellos en alimentos procesados.

Al mismo tiempo, es necesario aumentar la cantidad de ácidos grasos omega-3 consumidos a través de aceite de pescado o suplementos de linaza.

El Consejo del Departamento de Agricultura de Estados Unidos estableció la ingesta diaria recomendada de ácido linoleico basado en la edad y el sexo.

Para hombres mayores de 19 años, la recomendación es de 17 gramos al día; para las mujeres de más de 19 años, la ingesta recomendada es de 11 a 12 gramos al día, dependiendo de la edad.

Los niños más jóvenes, las mujeres embarazadas y las mujeres que están amamantando generalmente necesitan un poco menos ácido linoleico que estos niveles.

El consumo de este ácido graso sirve principalmente para bajar el colesterol malo (LDL) y los triglicéridos, impide la formación de coágulos que pueden obstruir el flujo sanguíneo y provocar infarto de miocardio o accidente cerebrovascular.

Contraindicaciones y efectos colaterales de la Omega 6

El consumo excesivo de aceites omega-6 en relación al consumo de aceites omega-3 puede llevar a una superproducción de prostaglandinas productoras de inflamación que pueden conducir a una variedad de problemas de salud.

El ácido linoleico en exceso parece aumentar el riesgo de que una persona desarrolle degeneración macular relacionada con la edad, una enfermedad del ojo que causa progresiva pérdida de visión y eventual ceguera.

Referencias:

  • Wexler, Barbara. Fish Oil, Omega 3 y los ácidos grasos esenciales. Chapmanville, WV: Woodland Press, 2007.  La mayoría de las personas que sufren de la enfermedad de Alzheimer o de la Omega-6 / omega-3 y de la variación genética: nutricional para las enfermedades de la cría. «Biomedicine y pharmacotherapy 60.9 (2006): 502-507.
  • «Simopoulos, Artemis P.» La importancia de la relación de omega-6 / omega-3 grasas grasas. «Biomedicine y pharmacotherapy 56.8 (2002): 365-379.
  • Rashid, Saadia, et al. «Topical omega-3 y omega-6 grasas grasas para el tratamiento del ojo seco.» Archives of ophthalmology 126.2 (2008): 219-225.
  • Conklin, Sarah M., et al. «High ω-6 y low ω-3 grasas grasas se asocian con los síntomas depresivos y neuroticism.» Psychosomatic medicine 69.9 (2007): 932-934.

Otros artículos interesantes

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable Laura Rose Jorge .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios Laura Rose Jorge.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en el Aviso Legal.